Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2022-03-24
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   7
Sección:   Actualidad
Centimetraje:   24x20

Pie de Imagen
LA PLANTA POSEE LA TECNOLOGÍA BIFACIAL QUE PERMITE OBTENER ENERGÍA DE LAS CARAS TRASERA Y FRONTAL DE LOS 582.930 MÓDULOS SOLARES.
Sol del Desierto entra en operaciones con capacidad instalada de 244 MW
El Mercurio de Calama
MARÍA ELENA. La planta de Atlas Renewable Energy, que requirió una inversión de US$ 250 millones, cuenta con 582930 paneles solares que permiten el abastecimiento de energía limpia a 345.198 hogares.
A 60 kilómetros de Calama, en la comuna de María Elena, entró en operaciones la planta solar Sol del Desierto de Atlas Renewable Energy, complejo que posee una potencia instalada de 244 MW gracias a sus más de 582.930 paneles solares con tecnología bifacial, que generarán 714 GWh anuales, lo que evitará la emisión de dióxido de carbono (CO2) equivalente a 47 mil autos al año.

La iniciativa, que de acuerdo a la información del Servicio de Evaluación Ambiental de Antofagasta (SEA) requirió una inversión aproximada de US$250 millones, se desarrolló en una superficie de 479 hectáreas y cuenta con un contrato de compraventa de energía a 15 años con Engie, empresa que impulsa un importante proceso de transición energética.

DESCARBONIZACION

Desde la empresa aseguraron que la entrada en operaciones de Sol del Desierto marca un nuevo hito en la implementación de energía limpia en Chile, pues es uno de los parques solares más grandes del país y constituye una pieza relevante para cumplir con el plan de descarbonización del Ministerio de Energía, que busca retirar y/o reconvertir la mitad de las centrales generadoras a carbón para 2025.

El proyecto, que ya comenzó sus operaciones, permite el abastecimiento de energía limpia a 345.198 hogares, y contribuirá a evitar la emisión de más de 368 mil toneladas anuales de CO2. El parque solar también destaca por su eficiencia, debido a que se desarrolló con tecnología bifacial, que permite obtener energía de las caras trasera y frontal en cada uno de sus módulos solares.

PROYECTO INNOVADOR

El gerente general de la compañía para Chile, Alfredo Solar, explicó que la Atlas desarrolla sus proyectos con un fuerte compromiso con el medio ambiente, el entorno y la inclusión, "es por ello, que Sol del Desierto destaca no solo por su contribución a las energías limpias, sino también por el cuidado de la naturaleza a su alrededor, el rescate de sitios arqueológicos y por sobre todo por haber puesto especial foco en la inclusión de mano de obra femenina en su construcción".

Así, el desarrollo de la planta contó con programas de responsabilidad social y medioambiental, destacando especialmente el trabajo de Atlas y sus colaboradores con la comunidad de María Elena, a través de diversos iniciativas sociales cuyo objetivo fue promover la diversidad, la inclusión y la participación local en el proyecto.

Uno de los proyectos más destacados fue el programa "Somos parte de la misma energía", el cual entregó competencias técnicas, en montaje de paneles y electricidad, a 66 mujeres vecinas de la comuna, para que postularan a la construcción del proyecto como también para otras obras. Gracias a esta política, a la que sumaron los contratistas, la construcción de Sol del Desierto logró sumara 135 mujeres en distintos trabajos operativos y de supervisión, elevando la representatividad femenina de un tradicional 2% a un 15%.

Recuadro
135 mujeres tomaron parte en la construcción de la planta solar, 66 de ellas de la comuna de María Elena.

47 mil La planta solar evitará la emisión de dióxido de carbono (CO2) equivalente a 47 mil vehículos al año.

345 mil hogares podrían ser abastecidos de energía limpia con la planta Sol del Desierto de María Elena.


Compromiso con el entorno

• Atlas desarrolló iniciativas para proteger la cultura local y el medioambiente. Una de estas fue un plan para proteger una serie de huellas viales patrimoniales, senderos y línea de tren que estuvieron en uso durante la época de auge del salitre. Además, se recolectaron 42 objetos que testimonian la vida de esa época, los que son estudiados en Santiago y luego se trasladarán al Museo de Antofagasta. Asimismo, se implementó un programa de rescate, relocalización y monitoreo de lagartijas de la zona.
Pie de pagina
Cristián Venegas M.-