Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2022-05-09
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   A3
Sección:   Opinión - Columna de Opinión
Centimetraje:   22x11
Una nueva épica laboral
El Mercurio
Las empresas son y pueden ser un vehículo de cohesión social.
Este año conmemoramos el Día del Trabajo en medio de un contexto polarizado, de confrontaciones que tienen más de habitual que de asombro. Es en este escenario donde el diálogo aparece como una vía para acercarse, conocerse y conciliar diferencias que pueden existir solo en nuestras cabezas, sin darnos cuenta de que la gran mayoría quiere avanzar hacia la misma dirección.

Las fechas que se conmemoran celebran transformaciones y pueden ser momentos que inspiran, al reconocer los avances y poner en agenda lo inconcluso. Hoy, temas como la equidad de género, la riqueza de la diversidad, los espacios de participación de los trabajadores y el aumento de capital social son ineludibles. Forman parte de los pilares de una nueva cultura empresarial, en donde las organizaciones trabajan su propio propósito junto al de sus trabajadores, y reconocen el rol que les corresponde en la construcción de una sociedad más plena.

Las empresas son y pueden ser un vehículo de cohesión social. Las grandes, en particular, son un ecosistema que interactúa con trabajadores, ejecutivos, comunidades y clientes. Un reflejo de la sociedad. Esta les exige ser más horizontales, transversales y dialogantes, que reconozcan el desarrollo y el aporte de los trabajadores en sus logros. Muchas lo están entendiendo, y ven que su sustentabilidad y crecimiento futuros requieren de acuerdos y conversaciones entre todos quienes las integran. Sin ir más lejos, la semana pasada partieron los diálogos sociales tripartitos para las reformas del sistema de pensiones y tributaria. Más allá de los resultados, el proceso en sí enriquece y transforma.

¿Habremos olvidado las lecciones aprendidas? La pandemia obligó a mirar con atención la situación de cada uno de los integrantes de las organizaciones. Una transformación que cambió los modos de trabajar y activó redes de apoyo. La salud mental pasó a ser prioridad. Se abrieron canales de comunicación y se crearon comités que trabajaron horizontalmente para abordar con rapidez y eficiencia los problemas. Resiliencia, unidad y diálogo son atributos que retratan una nueva épica en las compañías.

Necesitamos transitar hacia un mundo laboral sostenible y esto es posible con una receta que de novedosa nada tiene: amplificar espacios transformadores de diálogo. Esta semana presentamos el trabajo que venimos realizando sistemáticamente a través de una plataforma que generamos desde la Fundación Carlos Vial Espantoso, la Escuela de Administración de la UC y la Sofofa, donde se juntaron a conversar empresarios y dirigentes sindicales. Sin etiquetas, sin representar a nadie, siendo solo ellos mismos. Nació el concepto 'la empresa que soñamos', y nos dimos cuenta de que lo colectivo es infinitamente más rico que la suma de visiones individuales.

Iniciando este mes del trabajo, busquemos activamente momentos de transformación, desde un mínimo gesto o detalle que nos acerquen a un mundo laboral donde no nos cansemos de encontrarnos, de poner el interés colectivo antes del poder individual, de buscar acuerdos que beneficien no a unos pocos, sino a muchos.

Si desea comentar esta columna, hágalo en el blog.
Pie de pagina
Por María Isabel Vial-