Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2022-05-24
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   8
Sección:   El Día
Centimetraje:   28x22

Pie de Imagen
Jamile Camacho.
Participó en la Cornerstone Conference del Foro Internacional de Mujeres
Cirujana detalla tres tipos de discriminación en salud de las mujeres mayores
Las Últimas Noticias
'Las mujeres mayores tienen muchas más mastectomías. Les sacan mucha más mama que a las mujeres menores para evitar la radioterapia', cuenta Jamile Camacho, cirujana de mama de Clínica Alemana y profesora de la Universidad del Desarrollo.
El edadismo, dice la cirujana Jamile Camacho, es la discriminación por edad: cuando los años de una persona se utilizan para categorizar o dividir, provocando desventajas e injusticias. De hecho, un informe publicado el año pasado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el que encuestaron a 83.034 personas de 57 países, determinó que una de cada dos personas tiene actitudes moderadas o altamente edadistas relacionadas con estereotipos. En salud, asegura Camacho, existe edadismo, sobre todo en el acceso que tienen las mujeres mayores a tratamientos y nuevas tecnologías. 'Incluso al acceso a los cuidados paliativos', destaca la profesora de Cirugía y Patología Mamaria en la Facultad de Medicina de la Clínica Alemana Universidad del Desarrollo, quien participó en la Cornerstone Conference del Foro Internacional de Mujeres (IWF), donde expuso sobre las inequidades en la atención médica que reciben las mujeres mayores.

-¿Qué tipo de discriminación ha visto en medicina, doctora?

-Existen tres tipos de discriminaciones. La pasiva, que es cuando omitimos muchos tratamientos porque consideramos que la persona es muy mayor para recibirlos. Otra discriminación es la positiva, si es que podemos llamarla así, que ocurre cuando sobreprotegemos a las mujeres mayores porque pensamos que son más vulnerables; y está la discriminación directa que es la evidente.

-¿Por qué ocurre eso?

-Porque existe una visión paternalista de proteger a las mujeres mayores, incluso en medicina. No hacemos lo que debemos hacer, que es una evaluación geriátrica protocolarizada que justamente es lo que nos indicará quién es la mujer que tenemos en frente, qué es lo que necesita y si es que un determinado tratamiento es posible en ella. Eso se realiza con una evaluación y no solo pensando, analizando o suponiendo tratamientos en base a su edad. No escuchamos a las pacientes y ese es un gran problema.

-¿No las escuchan?

-Te daré un ejemplo. Cuando llega una paciente de 80 años a la consulta con su hija o hijo, el médico se dirige a los hijos y no a la paciente. Eso no lo hace por malo, es por un paternalismo que muchas veces no es conciente.

-Me ha pasado

Mujeres mayores

Cuenta Camacho, quien tiene un magister en Bioética, que existen estudios extranjeros que indican que las mujeres mayores tienen menos acceso a la salud que las menores. El cáncer de mama, por ejemplo, es uno de los que más tratamiento tiene. De hecho, su mortalidad, asegura la cirujana, ha disminuido en 17% en todos los grupos etarios, excepto en las mujeres mayores de 70 años, donde aumentó en 2%. Además, Camacho asegura que un estudio de MD Anderson, que es el centro oncológico de la Universidad de Texas, determinó que el 43% de las mujeres mayores fue subtratada o no tratada como requería su enfermedad.

-¿Existe discriminación en las mujeres con cáncer?

-Esto es algo que se produce en Chile y en el mundo. Las mujeres mayores tienen muchas más mastectomías. Les sacan mucha más mamas que a las mujeres menores para evitar la radioterapia. Muchas veces se cree que a las mujeres mayores no les importa la autoimagen, pero si les preguntas te dicen lo contrario. Les ofrecen muchas menos opciones, por ejemplo, en la reconstrucción mamaria.

-¿Algún dato? Hay un estudio de la Universidad de Colorado donde compararon el género del médico tratante. Cuando la cirujana era mujer, se realizaban más cirugías de conservación porque a ellas sí les importaba la imagen corporal del paciente.

-¿Por qué las mujeres mayores tienen menos acceso a tratamientos nuevos?

-Uno de los problemas es que la mayoría de los estudios no incluyen a mujeres sobre 70 años porque se pensaba que eran muy frágiles para realizar las pruebas clínicas. Eso es lo primero que debemos cambiar, tenemos que comenzar a incluir a las personas mayores en los estudios y adaptar los tratamientos.

-¿Alguna manera práctica de cambiar el edadismo médico?

-Integrar a un geriatra en los equipos de salud. Cuando a una mujer con cáncer de mama la evalúa un geriatra, que ve su expectativa de vida, sus comorbilidades, lo que ella quiere y los riesgos y beneficios de un tratamiento, en el 49% de los casos cambia el tratamiento que estaba planificado.

Recuadro
'La mayoría de los estudios no incluyen a mujeres sobre 70 años'

Jamile Camacho
Pie de pagina
CAMILA FIGUEROA-