Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2022-08-01
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   2
Sección:   
Centimetraje:   13x20
Deserción escolar, una tarea de adultos
Diario Concepción
Si queremos evitar enfermar, debemos abordar sus factores de riesgo: la obesidad, el sedentarismo, etc
La encuesta de Monitoreo Educacional en Pandemia, elaborada por las Universidades de Chile y Católica, señala que la asistencia presencial ha bajado desde un 77% a un 68% -durante el primer semestre- y alerta ante el riesgo de exclusión escolar. Estas cifras han generado diagnósticos diferentes: la necesidad de planes de seguimiento, especialmente cuando la familia no es un apoyo; la baja valoración que los niños, niñas y adolescentes (NNA) le dan a asistir a clases, ya sea por bajo desempeño escolar o por la violencia en las escuelas.

Todas estas causales tienen algo en común: se refieren a situaciones que ya están desplegadas. Seguimos llegando tarde. Algo que como Fundación San Carlos de Maipo hemos aprendido en el trabajo con la Universidad de Washington es que podemos asegurar el desarrollo positivo de los NNA cuando nos focalizamos no en la conducta, sino en los factores de riesgo que están a la base de las mismas.

Si queremos prevenir la diabetes y para ello solo nos controlarnos el azúcar en la sangre, lo que conseguiremos es saber el momento en que la enfermedad llega. Si queremos evitar enfermar, debemos abordar sus factores de riesgo: la obesidad, el sedentarismo, etc. Asimismo, ocurre con la deserción escolar, que tiene los mismos factores de riesgo que la delincuencia o el consumo de drogas.

Estos factores se relacionan con el monitoreo parental, el fracaso escolar temprano o el valor que le dan los NNA al proceso educativo, pero tienen como principal actor no al NNA, sino a los adultos que los rodeamos. Ahí está nuestra responsabilidad: padres, madres, cuidadores, profesores, vecinos, tenemos que mirar lo que estamos haciendo para cambiar el contexto en el que se desarrollan nuestros NNA.

Si queremos que un árbol crezca, no le gritamos 'crece', pero el mundo está lleno de jardineros. ¿Somos capaces de generar las condiciones para un crecimiento saludable, no solo de esta generación, sino de cada uno de los NNA que están por venir? Ese es el desafío de la prevención