Pais:   Chile
Fecha:   2023-09-05
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   9
Sección:   Empresas - Terreno DF
Centimetraje:   11x24
El Diario Financiero
Se disparan las inversiones en desarrollo de bodegas flex para operaciones de última milla
Pequeñas y medianas empresas están apostando por este formato más cercano y personalizado.
El mercado logístico en el Gran Santiago sigue destacando por su resiliencia y diversificación, destacó el primer Informe de Bodegas Flex desarrollado por Cushman & Wakefield, que da a conocer el panorama completo de este segmento que comprende espacios de almacenamiento compactos, de oficinas y/o locales comerciales en un mismo lugar.

Estas bodegas son módulos agrupados en condominios, que constan de una superficie total construida desde 3.500 m2. Un proyecto está compuesto por más de 10 subdivisiones, y cada una mide entre 150 y 800 m2. Asimismo, cuentan con accesos seguros, áreas de circulación comunes y se pueden encontrar bajo copropiedad inmobiliaria.

Según el análisis, el primer semestre de este año cerró con una vacancia de 4,5%, que corresponde a 44.664 m2 disponibles para arriendo, principalmente en las zonas sur y norte de la capital. En tanto, de los proyectos de bodegas flex a la venta, hay 14.973 m2 en oferta en entrega inmediata, especialmente en el submercado norte.

De acuerdo al informe, el mayor número de módulos en arriendo estuvo compuesto por bodegas de entre 300 y 400 m2, que representan un 48% de la superficie disponible y suman 53 unidades.

'Las pequeñas y medianas empresas están apostando por este formato para la última milla, lo que se refleja en el aumento de inversiones por estas bodegas más pequeñas, pero más cercanas y personalizadas de cara al cliente. Su desarrollo lo ha convertido en un producto muy rentable, ante el aumento de precio de terrenos industriales en sectores con mejor conectividad e imagen corporativa, lo que permite generar un canon de arriendo más alto que las bodegas tradicionales', dijo Rosario Meneses, líder en Investigación de Mercado de Cushman & Wakefield.

Las bodegas tipo flex representan un millón de m2, en comparación a los 5 millones de m2 que componen el inventario de centros logísticos.