Pais:   Chile
Fecha:   2023-10-02
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   C1
Sección:   Nacional
Centimetraje:   22x54

Pie de Imagen
MASIFICACIÓN El uso de scooters es cada vez más común en las calles de Santiago y gran parte de sus usuarios no utiliza casco y algunas veces circula a mayor velocidad del límite de 25 km/h. HÉCTOR ARAVENA
El Mercurio
Muchas veces superan la velocidad máxima de 25 km/h:
Mal uso de scooters incomoda a peatones y piden mejorar legislación ante alza de accidentes
Sus usuarios suelen utilizarlos sin casco y circulando por veredas, lo que incomoda a los transeúntes. “Son muy depredadores del movimiento peatonal”, señala especialista Rodrigo Mora, de la U. de Chile.
El fenómeno se vio frenado por la pandemia, pero ha vuelto a extenderse: estos últimos años se ha masificado el uso de scooters para desplazarse en las ciudades, por su fácil adquisición o arriendo y el beneficio de evitar la congestión vehicular.
En Chile, según la Ley de Convivencia Vial, no pueden circular a más de 25 kilómetros por hora y deben hacerlo por la calle (salvo algunas excepciones), lo que no se observa en la práctica y ha detonado el malestar principalmente de los peatones, situación que también ha afectado a otras ciudades del mundo.
“Hay cero respeto por los peatones, e igual van rápido. Una vez uno pasó al lado mío y juro que un centímetro más y yo me caía fuerte, porque él iba por la vereda en vez de ir por la ciclovía”, reclama Trinidad (24).
Similar opina María José (32): “Iba camino a la oficina, de metro Manquehue al WeWork, y en el cruce estaba concentrada para conectarme a una reunión y por no mirar un scooter me atropelló y me botó al suelo, y después otro me atropelló el brazo. Terminé con kine tres meses por una rotura de menisco y una venda”.
Rodrigo Mora, experto en transportes de la U. de Chile, sostiene que como este tipo de usuario es más nuevo que los ciclistas, “se sienten menos regulados y por ende respetan menos las reglamentaciones, e incluso pareciera que tampoco las conocen (...). El usuario del scooter es mucho más accidental, de alguna forma. Es una persona que iba en micro y vio que en realidad era mucho más conveniente andar en scooter, y en el fondo eso no implica necesariamente que tome las responsabilidades”.
“Tenemos que empezar a normarlos, sobre todo porque son muy depredadores del movimiento peatonal”, dice Mora.
El académico Ricardo Hurtubia, de la U. Católica, añade que el principal problema gira en torno al exceso de velocidad: “Los scooters, si no hay ciclovía y la calle es peligrosa, pueden andar por la vereda dando prioridad al peatón y a una velocidad baja, entre las otras exigencias que plantea la ley. Se podría fiscalizar (para solucionar el problema) e incluso, si hubiera carabineros pasando partes de cortesía por ello, creo que el comportamiento cambiaría”.
El también investigador del Cedeus resalta otro problema: “Para que sean considerados ciclos y no motos, tienen que estar con la velocidad limitada a 25 km/h, y los scooters públicos tienen el límite implementado, pero quienes importan los scooters generalmente los venden desbloqueados”. Señala que hay un bloqueo electrónico para aquellos “que vienen con motores muy potentes y que pueden alcanzar velocidades de hasta 60 km/h incluso. Pero aunque viniera regulada la velocidad electrónicamente, se puede encontrar fácilmente en internet cómo desbloquear el regulador”.
Sobre este problema, el Ministerio de Transportes respondió por escrito que “estos vehículos son un foco de fiscalización emergente, ya que la evolución de los ciclos y sobre todo eléctricos ha sido dinámica. En ese sentido, reforzar la fiscalización en las calles es uno de los compromisos del ministerio”.
Así, mencionan que cuentan con el plan denominado Calles Protegidas, “que ha sido exitoso en ir erradicando comportamientos y conductas de algunos ocupantes de las vías”, pero de todas formas llaman a “ser prudentes y responsables. A respetar las leyes y las normas. Seguiremos nuestro trabajo de fiscalización e información a la comunidad, y la ciudadanía debe aportar lo suyo, movilizándose siempre pensando en los usuarios más vulnerables de las vías y un usuario de scooter no está por sobre la ley”.
Lesiones
Una de las principales consecuencias que deja el mal uso de los scooters son los accidentes. Según la doctora Michelle Sacre, coordinadora de Traumatología del Servicio de Urgencia de la Clínica Alemana, se mantiene la tendencia de que a la semana ven “al menos uno o dos accidentes en scooter que causan alguna fractura”.
“Los pacientes andan en scooter sin casco, sin ninguna protección, y tampoco respetan las vías, andan por las veredas, que no están propicias para eso. Hay algunos scooters que tienen las ruedas más chicas, topan con los hoyos y en el fondo, se pierde el control y se caen, y vienen los accidentes relacionados con eso”, comenta la doctora. Y explica que “como no hay protección, las lesiones más graves son en la cara y en las extremidades superiores en general. Lo más frecuente es en el macizo facial, y en las extremidades superiores como muñeca, codos y hombros”.

Recuadro

>>
>>Necesariamente vamos a tener que empezar a normar luego a ese tipo de usuario, porque es un problema que ya está afectando a muchas ciudades”.
Rodrigo Mora
ACADÉMICO DE LA U. DE CHILE
A la semana hay al menos uno o dos accidentes en scooter que causan alguna fractura”.
Michelle Sacre
SERVICIO DE URGENCIA
DE LA CLÍNICA ALEMANA
Pie de pagina
MARIANNE MATHIEU