Pais:   Chile
Fecha:   2023-10-09
Tipo:   Suplemento
Página(s):   4-5
Sección:   
Centimetraje:   26x49
El Mercurio - Revista del Campo
Menor producción, pero venta tranquila
En arándanos se espera una baja de 6% en las exportaciones en fresco y las frutillas sufren por menor oferta de plantas. Sin embargo, los mercados de congelados deberían repuntar en los próximos meses y los arándanos se beneficiarían de la menor cosecha peruana.
'Es muy difícil de proyectar la rentabilidad final que tendremos, lo que sí hay son argumentos que justifican un mayor optimismo y oportunidades que como industria debemos saber aprovechar', sostiene Osvaldo Erbetta, gerente general de Hortifrut Chile, sobre cómo se viene la temporada 2023-24 de los arándanos.

Para nadie es un misterio que el principal berry del país, por superficie y retornos, viene de temporadas muy complicadas, con malos resultados para los agricultores y exportaciones a la baja. Sin embargo, el ánimo de la industria de los arándanos comenzó a cambiar en los últimos meses.

El Fenómeno del Niño ha provocado una caída significativa de la producción de Perú, que cosecha antes que Chile, lo que ha permitido que los mercados mundiales estén con menor oferta de arándanos frescos y que los precios sean notablemente más atractivos que el año pasado para los berries peruanos (ver artículo en página 6).

'Es una situación que esperamos que se mantenga como una oportunidad para nuestra fruta chilena, que no podemos desaprovechar en términos de asegurar que toda la cadena desde el huerto hasta el cliente final funcione a la perfección', adelanta el ejecutivo de Hortifrut.

Por el lado productivo hay noticias interesantes, a pesar de que persiste la baja general de superficie. Se estima que en el último año se plantaron más de 600 hectáreas de arándanos de nueva genética, que apuntan a lograr una mejor productividad y frutas de mayor valor. En palabras simples, hay inversionistas que sí creen en el futuro del arándano en Chile.

En el caso de las frambuesas y las frutillas, los otros dos berries con negocios relevantes, hay expectativas de que el mercado mundial de los congelados, su principal destino, comience a tomar color en los próximos meses, tras un bajo desempeño en el primer semestre.

A continuación, las tendencias que marcarán el inicio de la temporada 2023-24 de los berries.

Nueva genética de arándanos

La última estimación del Comité de Arándanos, liberada la semana pasada, habla que en la actualidad serían 18.071 las hectáreas plantadas, 2% menos que el año pasado.

En el gremio asumen que 1.164 hectáreas se arrancaron en la última temporada. La buena noticia es que se plantaron 607 hectáreas de nuevas variedades. Con esos movimientos en los huertos, en la actualidad el 20% de la superficie total plantada corresponde a variedades nuevas , lo que en las próximas temporadas deberá impactar positivamente la oferta nacional.

Respecto de las proyecciones de exportaciones en fresco, el Comité de Arándanos anticipa un resultado menos negativo que el que inicialmente tenía la industria, pues hace unos meses se hablaba de exportaciones por debajo de las 80 mil toneladas.

Sin embargo, hoy el gremio proyecta exportaciones de arándanos frescos del orden de las 82 mil toneladas, lo que significa una baja de un 6% con respecto a lo exportado la temporada pasada.

'Refleja el proceso de adaptación que está viviendo nuestra industria frente al importante crecimiento de la producción en otros países. Se habla mucho de Perú, claro, es actualmente el mayor exportador del mundo, pero también hay desarrollos importantes en México, Marruecos, el sur de China, Sudáfrica y otros países africanos. Todo esto ha cambiado el escenario para nuestros productores, que hasta hace pocas temporadas estaban bastante solos en el mercado', sostiene Andrés Armstrong, presidente del Comité de Arándanos.

El dirigente destaca que la industria chilena de los arándanos prioriza las variedades con buena productividad y poscosecha. 'Nuestro mix varietal en el corto plazo ha mejorado mucho en función de dejar de exportar estas variedades que ya no tienen espacio en el mercado del arándano fresco y han buscado un espacio en los congelados, o bien, como hemos visto los últimos dos años, se han arrancado plantaciones de estas variedades', agrega Armstrong.

En la oferta exportable de fresco, una variable clave es cuánto de la cosecha de arándanos se destine a la agroindustria para congelados. El Comité de Arándanos estima que a las plantas de alimentos procesados se enviarán unas 55 mil toneladas en 2023-24, lo que significa un crecimiento de un 10% con respecto a la campaña anterior.

En Rabobank explican que durante 2021 y 2022 la producción local de arándanos congelados en EE.UU. fue menor que la registrada en 2020, lo que llevó a que los stocks fueran más bajos que en una temporada normal, lo que hizo que el precio de importación subiera desde los US$ 2,5 FOB por kilo en promedio hasta llegar casi a los US$ 4 FOB en julio de 2022.

Durante 2023, la producción de arándanos de EE.UU. se recuperó y los stocks de congelados en agosto de 2023 fueron los más altos desde 2016 y el segundo más grande en la historia. Por lo tanto, las exportaciones de arándanos congelados de Chile, entre enero y agosto de 2023, disminuyeron 30%.

La explicación pasa principalmente por la caída en los envíos a Estados Unidos (-52%) y Reino Unido (-43%), ya que los envíos a otros países, como Australia, Corea del Sur y Japón, todos muestran crecimientos entre el 2% y 44%. La institución financiera destaca el crecimiento de las exportaciones de congelados a China, que volvieron a superar las 1.000 toneladas.

Mercado despejado por menor oferta

Aunque todavía falta para que empiece la cosecha chilena de arándanos, en la industria ya empiezan a proyectar cómo estará la comercialización. Tanto la producción chilena como la peruana condicionarán los ingresos de exportadores y agricultores.

'Se verá una caída y un atraso en el volumen de Perú. Lo primero ayuda a Chile a que, con un mercado más despejado y demanda al alza, el precio de ventas continuará alto. Pero con lo segundo se genera una mayor presión en caso de que el volumen de Perú venga concentrado y participando en mayor forma de la ventana de Chile, generando períodos puntuales de mayor oferta y precios a la baja. Pese a todo, se proyecta un mercado de arándanos en buena forma, prolongando los precios altos que se han visto hasta este momento en Estados Unidos, Europa y China. Sin embargo, hay que monitorear el atraso de Perú', argumenta Gonzalo Salinas, analista sénior de Rabobank.

El profesional destaca que hay un impulso a una mejor rentabilidad del negocio de los arándanos en la temporada 2023-24. En primer lugar, Salinas menciona el aumento en general de los precios en los mercados de destino. Además, los costos de los insumos y el transporte de contenedores refrigerados ya no están en los valores máximos observados en el tercer trimestre de 2022.

Adicionalmente, los barcos cámara del sistema Blueberry Express ayudan a tener la certeza de que el tiempo de traslado será estable, de calidad consistente y sin contratiempos a Estados Unidos, el principal mercado. Hay que tener en cuenta que el factor de la calidad ha sido uno de los más determinantes en la rentabilidad de los últimos años.

Isabel Quiroz hace hincapié en ese último punto. La directora ejecutiva de iQonsulting explica que la rentabilidad de los arándanos ha estado deprimida y el año pasado se ubicó entre US$ 1.500 y US$ 5.000 por hectárea, dependiendo de la variedad y productividad.

'Este año esperamos mayor dispersión. En la oferta de alta calidad podría aumentar, porque será preferida frente a la que tiene problemas. La oferta de menor condición, en tanto, podría nuevamente entrar en rentabilidad negativa; ello, porque es muy probable que haya mayor oferta al límite debido al mayor régimen de lluvias por El Niño, lo que afecta a Perú y Chile. Nuevamente, es muy importante que solo se exporte fruta atractiva para los consumidores. Podría ser un buen mercado si nos diferenciamos del resto de la oferta con calidad y condición', sentencia Isabel Quiroz.

Frutillas con menos plantas

La disminución de la oferta de plantas de frutilla por la aparición de un nematodo es el principal factor para la temporada 2023-24 de ese berry, lo que lleva a que se reponga solo la mitad de las plantas usuales, lo que debería provocar una merma importante en la producción.

Usualmente, poco más del 60% de la cosecha chilena de frutilla, que el año pasado llegó a 95.502 toneladas, se destina a la agroindustria, básicamente a congelados. Un tercio va a consumo interno en fresco.

Michael Cerda, gerente general de Fragaria, explica que en las frutillas conviven realidades distintas. Los agricultores de la zona central costera, como San Pedro, que están enfocados en producción invernal bajo techo, tienen una buena rentabilidad. Sin embargo, quienes producen a cielo abierto en primavera y verano por lo que venden en fresco o a la agroindustria de los congelados tienen dificultades en sus números finales.

'Estados Unidos es el principal comprador de frutillas congeladas chilenas, y este año tiene un consumo de alimentos golpeado por la inflación. Ese berry es visto como un postre, no parte de la canasta básica de una familia, y los comercializadores han bajado los precios para vender las frutillas congeladas', sostiene Cerda.

El ejecutivo de Fragaria estima que durante octubre se deberían definir los valores de frutillas para la nueva temporada, pues se espera que los importantes stocks de frutilla congelada tiendan a caer, mientras que el mercado observará el real impacto productivo de la menor oferta de plantas nuevas.

Aterrizan las frambuesas

Las frambuesas vienen de un par de años notables. La demanda mundial por este berry, que se consume básicamente congelado, se disparó debido al covid. Luego de tres temporadas de precios altos, los agricultores del hemisferio norte pisaron el acelerador y en 2023 aumentó la producción mundial de frambuesas.

'En los últimos años los productores chilenos de frambuesas obtuvieron precios históricamente altos', sostiene Antonio Domínguez, presidente de la International Raspberry Organization.

Lo llamativo en el caso chileno es que la producción no aumentó, sino que se achicó. Además, la mayor parte de la superficie sigue en manos de pequeños productores, muchas veces con menos de una hectárea y con material vegetal viejo y con enfermedades.

Fueron los pocos proyectos comerciales de frambuesas que operan con superficie extensa, con nuevas variedades y de cosecha mecánica los que pudieron sacarle mayor provecho a los buenos resultados. Domínguez cree que el crecimiento del sector irá por el lado de las exportadoras de congelados que plantarán sus propios huertos o se asociarán con agricultores dispuestos a trabajar con mayores hectáreas.

Aunque queda un par de meses para el inicio de la cosecha, en la industria se estima que un rango de $1.000 a $1.400 por kilo al productor es probable.

'El mercado de la frambuesa congelada está más optimista. Los stocks mundiales han bajado', dice Eduardo Pinochet, socio de APFrut.

Recuadro
20.591 de ton de frambuesas cosechó Chile en 2022. 78% se fue a la producción de congelados.

"Sí hay argumentos que justifican un mayor optimismo y oportunidades que como industria debemos saber aprovechar'. Osvaldo Erbetta Gerente general de Hortifrut Chile

"En los últimos años los productores chilenos de frambuesas obtuvieron precios históricamente altos'. Antonio Domínguez Presidente de la International Raspberry Organization

"Podría ser un buen mercado si nos diferenciamos del resto de la oferta con calidad y condición'. Isabel Quiroz Directora ejecutiva iQonsulting

"Se proyecta un mercado de arándanos en buena forma, prolongando los precios altos que se han visto hasta este momento'. Gonzalo Salinas Analista sénior de Rabobank

30% cayeron los envíos de arándanos congelados entre enero y agosto.

US$ 4 FOB llegó a pagarse por el kg de arándano congelado en julio de 2022

6% caerían las exportaciones de arándanos frescos en 2023-24

Congelados se ajustan

Gonzalo Bachelet, presidente de ChileAlimentos, explica que en el caso de los berries congelados el mercado mundial ha pasado por un vaivén en cuanto a la demanda y los inventarios.

'La demanda por berries congelados creció mucho por el covid. Por ejemplo, en EE.UU. subió 35% en 2021 y 2022 tuvo cifras bastante buenas. Esa gran demanda también generó alza de precios, a niveles que no se habían visto en congelados', afirma Bachelet.

El dirigente explica que en estos momentos hay un ajuste en el mercado internacional, con bajas de precios para apuntalar la demanda. Eso sí, cree que la producción debería ajustarse en el mundo en la nueva temporada, lo que ayudaría a amortiguar la baja en los precios.
Pie de pagina
EDUARDO MORAGA VÁSQUEZ-